Florpedia

Césped 
Césped artificial 
Cortar el césped 
Desherbar el césped 
Fertilizar el césped 
Plantar el césped 
Regar el césped 
Tipos de césped 
 
Secciones de Florpedia

Árboles y arbustos 
Bonsáis 
Césped 
Claveles 
Flores 
Jardín 
Orquídeas 
Plantas 
Plantas de interior 
Plantas exóticas 
Plantas medicinales 
Plantas suculentas 
Ramos de flores 
Rosas 
Florpedia en Facebook
Florpedia en Google+
Florpedia en Twitter

Regar el césped

Regar

Es evidente que un buen césped reclama unos riegos regulares. Pero con unos sencillos principios, evitaremos despilfarrar demasiada agua y, principalmente, haremos que nuestro césped luzca mucho más sano y bonito.

A menudo no hay que regar demasiado, sino copiosamente. Y es que los riegos demasiado frecuentes impiden a las raíces desarrollarse hacia abajo para buscar la humidad y el césped se hace muy sensible a la sequedad. Riegue por la tarde o por la noche generosamente (de 4 a 5 litros de agua a m2). En numerosas regiones un riego copioso a la semana es suficiente.

Escoge un césped sobrio desde la implantación. En verano, sin riegos ciertos céspedes quedan verdes mientras que otros se secan y no brotan. Si instalas el césped en un terreno seco o en una región donde las lluvias son poco frecuentes, escoge un césped que resista la sequedad.

Regar el césped

El Musgo

La presencia de musgo es signo de un césped sombreado. Pero sobre todo de un suelo mal aireado, compacto y mal drenado. En ese caso debemos eliminar no sólo el musgo, sino también luchar contra las malas condiciones que favorecen a su instalación.

Destruye el musgo esparciendo sobre el césped sulfato de hierro (20 g / m2). Puede encontrarlo en los comercios bajo una forma líquida, fácil para esparcir con una regadera equipada para tal finalidad. Existen también productos a base de otras materias activas que no manchan los embaldosados, así como estiércoles con un antimusgo asociado.

Renueva el césped. Cuando el musgo se ha hecho negro, quítalo con un rastrillo de césped o, aún mejor, con una escarificadora y renuévalo por sobresiembra.

Debemos prevenir la instalación del musgo. Para ello lo primero que tenemos que hacer es vigilar los desechos del corte de césped. Éstos y, sobre todo, las viejas raíces secas, forman con los años una espesa capa que perjudica tanto a la ventilación del suelo como a la alimentación del césped. Es aconsejado pues pasar la escarificadora en primavera o en otoño cuando el césped está en fase de crecimiento activo. También hay que airear los viejos céspedes. Si el césped tiene cierta edad y, sobre todo, si el suelo es pesado y a menudo pisoteado, hay que pasar un ventilador mecánico para facilitar la penetración del aire y del agua.

  • Jose Ramirez

    Interesante, gracias.



    
Aviso Legal   •   Condiciones de uso   •   Cookies   •   Trabaja con nosotros   •   Contacto